4 de octubre de 2010

Pendiente

Hace unos dias tuve la oportunidad de hacer una caminata, que finalizaba con la subida de esta pendiente (hasta bajarla era dificil, ademas de la inclinacion que puede verse, porque ademas el suelo era muy pedregoso , un terreno machacarodillas y hacia un calor de mas de 30 grados). Confieso que la subi porque era el ultimo tramo para alcanzar la meta, y por unos metros, por dificiles que fueran (ya he dicho varias veces que soy tozuda!) no me iba a quedar sin llegar (y mucho menos darle la satisfaccion a quien me acompañaba de saber que habia llegado y yo no!!!). Cuando llegue me senti terriblemente satisfecha, hasta me tire en el suelo (ja, al estilo Nadal) y me llene de tierra celebrando haberlo conseguido. A veces en mi vida cotidiana, ante una semana especialmente compleja de trabajo, viajes, o movidas accesorias me siento como ante esta cuesta. Mirandola, viendo lo alta e inclinada que es.. A veces siento la tentacion de sentarme en una piedra al lado del camino y decir "vale, aqui me quedo", pero espero seguir teniendo la fortaleza de seguir diciendo "venga, alla vamos, no vas a poder conmigo" aunque a veces me siento tan cansada...

Besos dulces amor

5 comentarios:

Mónica dijo...

Cuando se lee la palabra pendiente fuera de contexto, se puede pensar en algo que queremos siempre hacer y no lo hemos hecho, en una joya que se pone en la oreja a las niñas cuando nacen(bueno eso era antes, ahora hay muchas mamas que no quieren ponerle el pendiente a su hija) y tambien haberlos los hay , muchos chicos con pendientes en las orejas.
Y luego está la pendiente que te has subido con tanto esfuerzo pero la ilusión y las ganas de hacerlo habrán sido superiores a tu esfuerzo que ya es decir!
Pero nunca se baja si primero no se ha subido verdad Glau?
En la nieve, en el camino de tierra húmeda o seca, en la montaña rusa o alpina, en los momentos felices...
Me alegro mucho de que pudieras compartir el ascenso con el que te acompañaba, para luego disfrutar juntos en la bajada que normalmente suele ser mas suave y placentera.




Pero volviendo a lo que quería decir, tambien significa la cuesta que tu has subido con tantas ganas y tanta ilusíon y tanto esfuerzo, que eso es lo que importa.
Tambien se dice los pendientes (refiriéndose a informes,....no concluidos)

Mónica dijo...

Creo que ha habido un error en el útimo párrafo,si ha debido de copiar dos veces pensando que se había borrado.
Un besazo de los mios Glau.

glaukilla dijo...

:) Monica, estaba precisamente con unas cosas "pendientes" (las que deberia haber hecho antes pero no he hecho hasta ahora) cuando me ha avisado de tu comentario... Me he quedao pilla un rato, jaja. Madre mia la cantidad de cosas que has pensado! Como yo les digo a mis mujeres, a veces creemos que hablamos el mismo idioma y pensamos en cosas tan diferentes ante una misma palabra :) Esta pendiente (o cuesta, jaja) fue tremenda! no se si por el calor o por ese suelo tan dificil... Y estoy de acuerdo contigo en que nunca se baja lo que antes no se ha subido (jaja, esto me ha recordao algo erotico). Y siempre, siempre merece la pena, nada mas que por la satisfaccion de haberlo conseguido por el esfuerzo invertido.
Me quedo con tu besazo y te envio algunos desde mi tierra

rombo dijo...

Si estás en mitad de una pendiente hay que llegar a la cima... Si te quedas sin subir ya no puedes darte el gustazo de hacer "lo de Nadal"...

glaukilla dijo...

jeje, eso es Rom :) Y ya le estoy pillando el gusto: sitio al que subo, sitio en el que me tiro, aunque el suelo sea de piedras! Un beso tan grande (o mas) como esa pendiente para ti.