13 de septiembre de 2010

Encajando nuestras orbitas...

A veces siento que somos como dos planetas del mismo sistema, cada uno diferente, cada uno funcionando a su manera, cada uno con sus caracteristicas, girando en su propio mundo, pero de vez en cuando nuestras orbitas nos juntan, se solapan, nos unen... y toda una corriente de energia estalla en nosotros mismos y a nuestro alrededor. Es TAN increible lo que pasa y lo que sentimos que parece uno de los grandes enigmas del universo por resolver. Cómo es posible sentir tanto. Y tan bonito. A veces las circunstancias nos separan, a veces nos unen... Cuando nos separan seguimos moviendonos en el deseo de que vuelvan a juntarse... Y cuando eso sucede de nuevo, la luz que emana del choque de nuestras energias amandose, ilumina el universo :) Me imagino a los cientificos sorprendidos ante esas explosiones de luz, tratando de buscarles una explicacion, mientras nosotros nos reimos complices, a carcajadas, abrazados, sabiendo donde está su origen :) Hummmm, apenas se acaban de despegar y ya tengo gana de que mi orbita vuelva a juntarse con la tuya...

5 comentarios:

rombo dijo...

Bonita explicación de planetas, órbitas y amor...

glaukilla dijo...

:) asi lo siento :) Besos mi querido Rom!

Mónica dijo...

Yo creo que es como danzar y girar alrededor de un centro en donde normalmente hay agua que brota (fuente) y el verdor y frescor de los árboles (jardín). Es un círculo en donde la vida se acompasa de buenas sensaciones, respirar y regalarnos el tiempo.

Susana López dijo...

Qué bonito lo de los planetas y lo de encontrarse.

glaukilla dijo...

Uf, Monica, tengo la cabeza ahora mu lia pa contestarte :) (¿y pa entenderte?¿)

Su, jeje, asi es.

Un beso a las dos!