1 de febrero de 2010

10 minutillos

Todavia me estoy sonriendo por tu llamada, simplemente "para saludar" en diez minutos que te quedaban libres. No sé si me sonrio porque me encanta, o porque antes era algo impensable y entonces hace que me encante más. Esa fractura de la practicidad implacable, y esa apuesta por lo emocional me hace cosquillitas, me emociona y hace que se ilumine mi sonrisa. Que sepas que el causante de todas las sonrisas que hoy provoque la mia son tus diez minutillos. Como en su día lo fueron estos 7 segundos... o mas.

2 comentarios:

ROMBO dijo...

Sirena, sabes llegar...

Glaukilla dijo...

Rombo (hummm, suena tan cuadriculado), la cuestión es a donde ;-). Es curioso porque últimamente creo que nado sin rumbo fijo... Me alegro que mis aguas inviten a sumergirse a mas habitantes (estás invitado a chapotear, ya sabes). Je, con la mala fama que tienen los cantos de sirena ;-)