31 de diciembre de 2010

La verdad sobre el canto de las sirenas

El canto de las sirenas lo traspasaba todo, la pasión de los seducidos habría hecho saltar prisiones más fuertes que mástiles y cadenas [de "El silencio de las sirenas". Franz Kafka]

Hoy me gustaría contar la verdad sobre el canto de las sirenas. En realidad las sirenas no somos seres maléficos, terribles devoradoras de pobres incautos navegantes. Comenzamos cantando de modo seductor, inocente y terriblemente asustadas, víctimas de un oráculo fatal que nos hizo creer que estábamos condenadas a morir cuando un hombre pasase delante de nosotras sin detenerse (que tontas!) y es por ello que durante un tiempo nos esforzabamos en atraer al navegante con nuestros cantos más armoniosos y hechizadores para que permanecieran a nuestro lado y mantener asi la vida. Precisamente porque creiamos que nuestras vidas estaba entrelazadas, y por tanto debiamos mantener la de ellos para conservar las nuestras, no sólo no los devorabamos, sino que los colmabamos de todo tipo de placeres (dificiles -casi imposibles- de creer para aquel que no los haya vivido en sus propias carnes). Azares del destino nos hicieron descubrir la burda mentira. Fuimos conscientes de que nuestra vida no dependia de la de un hombre!. Podiamos seducir libremente por placer, no por miedo a morir. Podiamos escoger.

Radiantes por esa buena nueva, nos dedicamos a celebrar nuestra alegria con dulces cantos, invitando a compartir nuestros placeres mas intimos con aquellos navegantes que nos parecieran dignos de ellos. Asi pues cantábamos de gozo, y es por ello que nuestros cantos resultaban tan bellos e hipnotizantes. Pero resultó que algunos de aquellos navegantes se asustaron ante nuestra libertad, nuestra pasión, nuestra entrega, nuestro deseo y comenzaron a manchar nuestro nombre, inventar terribles leyendas sobre nuestros dulces cantos, difundir horribles relatos sobre nuestra perversión, presentando su cobardia y su miedo ante el goce supremo disfrazada de nuestra supuesta malignidad. Intentaron camuflar su miedo al placer a traves de encendidos sermones que nos demonizaban.

Afortunadamente no todos los navegantes son iguales y los hay capaces de ver, tras nuestra apariencia y nuestros cantos, nuestra esencia mas profunda y se adentran a compartir con alguna de nosotras el deseo mas gozoso, siendo inmensamente bienvenidos a nuestro humedo regazo ...

Esta entrada está especialmente dedicada a mi querido amigo Rombo, al que le tenia prometio desvelar algún dia la verdad sobre las sirenas ;) Un gran beso de sirena pa ti Rom!

6 comentarios:

Landahlauts dijo...

Ese miedo a la gente libre, a la gente distinta... tan penosamente común en la historia del ser humano...

Donde esté el canto de la sirena que se quite un sermón del miedo.

Besos. Y Feliz Año 2011

glaukilla dijo...

Landahlauts, ahi lo has clavao. Exacto :) Un beso y feliz año

Mónica dijo...

Menuda segunda foto . De película.
Y las palabras, que decir de las palabras....
Bonne année!

glaukilla dijo...

Moni, si, espectacular... como las sirenas mismas, jajaja :) Feliz año pa ti Moni...

rombo dijo...

Clarificadora y magnífica historia. Gracias...Llevaba tiempo esperando una respuesta así...

glaukilla dijo...

Buenos dias mi querido Rom! jeje, me alegro que te haya gustado. Ya sabes la verdad ;) Ahora sólo falta que como navegante decidas a que lado te pones , jajaja :) Besos!!! de sirena como no ;)