3 de agosto de 2010

El caso del enamoradizo anónimo

Hace dias tuve el placer de compartir una reunión informal con amigas colegas (ja, esta es una de las ventajas de ser mujer, creo que reuniones así sólo podemos tenerlas nosotras) y entre otras muchas cosas me hablaron de una especie de nueva alternativa terapeútica: los "enamoradizos anónimos". Grupos especialmente dedicados a personas que declaran en grupo su dependencia -en este caso- al enamoramiento: "me llamo tal y llevo dos dias, cuatro horas, tres minutos y treinta y seis segundos sin enamorarme" (aplausos y bienvenidas del resto). Me carcajeo y las miro asi como "me estais vacilando" pero "no, no, no, es verdad" me dicen tan seriamente -a pesar de mi mirada escuadriñandolas- que hasta me lo creo (en el fondo soy una sirena ingenua). Me dicen ademas, que lo mas curioso es que en este caso la mayoria de las personas que acuden son hombres. Flipo y no si creermelo por completo o descartarlo del mismo modo, pero me retan a que abra un poco mi visión y me fije: "en realidad si te fijas, los verás fácil en todos lados". Cual no habrá sido mi sorpresa al descubrir hace dias uno de esos ejemplares en estado puro, "de libro" como solemos decir. Le conozco unos tres enamoramientos en una semana más o menos (tanto que a veces creo que me habla sobre la misma, pero esa ya es capitulo cerrado y me lio, ante su mirada indignada que considera un sacrilegio tal confusión por mi parte!). Eso si, en cada uno de ellos está enamorado hasta la médula, deshaciendose en halagos a su amada que convierte en su monotema, explicandote sus virtudes, sorprendiendose de lo incapaz que soy de ver -en alguien normal, incluso vulgar, para mi-, algo etereo y mágico como lo que él ve en su musa... Cual Cyrano, no correspondido y por tanto sufriente, vive pasando del extasis al tormento.



Cansado de ser su hermano mayor, su mejor amigo, su socio, su confesor, pasa sus dias penando por amor. Inmensamente cansado de ser experto en el amor que sienten por otro, otros que no son él, en suma, cansado de ser menos que un amor y más que un amigo (a veces ni eso) sufre como un condenao, hasta que esa pompa de jabón le explota en la cara, le despierta, le hace volver a la realidad. Y decide olvidarla y no volverse a enamorar nunca mas! Pero "nunca, nunca mas, de verdad, glau, esta es la última"...



Pero no temais por su suerte amorosa (por algo es un enamoradizo anónimo!) que en poco tiempo (y cuando digo poco tiempo es poco tiempo!, - minutos, horas, dias a lo sumo- eso es un criterio diagnóstico clave de este trastorno) se olvida de esta promesa de "jamás" (ah, claro! casi se me olvidaba que ésta nueva diosa es TAN especial que merece hacer trizas por ella esa tonta promesa). Y comienza a desglosar los encantos de otra encantadora presencia que le haya embriagado nuevamente. Y suspira, la convierte en el objeto de su vida, clama y muere por ella cual Romeo o amante de Teruel.. Y vuelta a empezar.



En fin, que le voy a recomendar que se apunte a un grupito de estos a ver si le curan, jaja. Más por su amigos (que ven machacada su salud mental de tanto escucharle)que por él mismo, que creo que en el fondo está encantado con la situación, jaja.

8 comentarios:

Susana López dijo...

Tengo la sensación que hay muchos enamoradizos y enamorazidas anónimas. Bonita historia Glaukilla.

rombo dijo...

Te lo has currado sirena !!! Muy bueno. Y pienso lo mismo que Susana (de Aragón).

glaukilla dijo...

Susana, seguro que si! Estoy pensando yo montar un grupillo de estos pa ampliar campo profesional.Gracias por tu comentario!

Rombo, jeje, gracias :) Es que es un tema que motiva a explicarse detalladamente :) Un beso desde el ardiente sur (mae mia que calo hace!!!)

perroandaluz dijo...

Eso debe ser un sufrimiento eterno, una pasión inútil. Que bonito tu escrito, sire!

glaukilla dijo...

Jeje, me alegro que te haya gustado perrito :) Mi trabajico me ha costado, jaja. A ver si sirve de algo!!! Un beso

warrior dijo...

wow ya veo que tongo un problema será…… bueno tengo los síntomas, tal vez sea yo quien confunde su amistad con algo más ... y que tal si soy yo quien no se da cuenta que soy correspondido...bueno solo hay una solución arriesgarse a confesarlo, pero soy un cobarde lo admito y me niego a quedar una vez más en ridículo, porque más allá de los prototipos superficiales físicos, me enamoro cuando ya he compartido un poco más con la persona, por otro lado esto no es cuestión de días ni mucho menos horas la situación me puede durar meses, y no se me quita por que llegue alguien más de echo es absurdo, de hecho en mi mente evoco la idea de lo bello que hubiese sido si hubiese sido realidad, y finalmente me alegro que este feliz, si veo que ella es realmente feliz con alguien más; si, termino por pensar que no es sano para mi volverme a enamorar y me niego y pongo un caparazón que hasta odioso y frio puedo parecer, pero termina llegando alguien más que logra entrar ,así me niegue, y vuelvo a empezar. Espero que escuchar vuestra historia me ayude a controlar la ansiedad y hacer las cosas con cabeza fría. cabeza fria

glaukilla dijo...

Warrior :) en realidad lo tuyo me parece mas normal que el caso que contaba que era el de un amigo autenticamente enamoradizo. Yo te recomendaria que no te pongas caparazon, que asi te evitas emociones negativas pero te pierdes las buenas ;) Suerte . besos

Warrior's shade dijo...

Bueno un tiempo después creo que finalmente logre apretar el nudo en mi cabeza, lo he logrado sin proponérmelo claro está, me da miedo arriesgarme… pues qué demonios sigue arriesgándote, aun si al final solo queda dolor…, quede en ridículo otra vez… no me importo valía la pena ella realmente valía la pena, la llamare diástole persevere como mejor pude créanme que lo hice, pero tristemente ella diástole tenía un caparazón más fuerte que el que yo mismo hubiese querido armar, tal vez porque su dolor fue indescriptiblemente fuerte hasta la entiendo, pero cuando me traicione a mí mismo y mis “principios” y casi sin proponérmelo, las cosas pasaron con alguien más como si fuesen predestinadas, la llamare sístole, tal vez no fue lo más sano porque la verdad mi corazón aún estaba en duelo y aun consiente que no era muy correcto u honesto con una nueva persona (sístole) y con migo mismo intentar algo, pues solo puedo decir que paso, muchos podrán decir bueno si no se es correspondido qué sentido tiene seguir albergando la esperanza en aquella persona del pasado yo llegue a esa conclusión respecto diástole, y así como si hablase con mi alma gemela (sístole ) me dijo lo que yo quería oír y dijo lo que yo quería decir de ella, sus sentimientos hacia mi eran iguales a los míos hacia ella como si fuésemos almas gemelas y nos permitimos amarnos, pero algo apretaba mi corazón estúpidamente era diástole, pero no podía seguirme haciendo daño, pero como dije en mi comentario anterior yo amo de verdad y no me es fácil salir de esa situación y (“ no se me quita por que llegue alguien más de echo es absurdo”)efectivamente llego sístole pero diástole sigue en mi corazón, pensé viviré con ello, y lo superare finalmente, pero sorpresa dolorosa me he dado cuando diástole me reclama el porqué de mi deshonestidad, como me había atrevido a decirle que la amaba y luego de repente hay alguien más, tuve que confesarle a riesgo de empeorar la situación que efectivamente mi amor por ella (diástole) seguía intacto pero no podía seguirla esperando cuando mi amor no fue reciproco, no fue correspondido, le hice daño y era lo último que quise hacer, al parecer logre romper su caparazón y me precipite, ya con cabeza fría podría decir que estaba entre albergar una esperanza con diástole que no me dio una pisca de esperanza a mi perseverancia, o tener la oportunidad de empezar una relación con alguien para quien yo era su primera opción (sístole)mientras que para diástole no estaba en la opción, me enamore de diástole al borde de la obsesión y ahora por amor y respeto a sístole ya no hay solución.