9 de julio de 2010

Calor tórrido

Al calor del ambiente (asfixiante, hace que hasta me duela la cabeza) se le suma el calor del deseo acumulado. Deseo al que te invito...

¡Qué dirías si hoy te invitara a mis sueños?
Tus labios de manzana
sobre la piel golosa de mis ingles
toda la noche -di, ¿qué pensarías?-,
tu saliva frutal levemente aromando
el hambriento contorno de mi vientre...
Qué cosecha tan dulce
(semillas y caricias y extravíos)
para un mundo sin sol.
Dime, ¿no acudirías
si también esta noche te convoco a mis sueños?


Sé que probablemente acudas (bien!). Asi pues, te convoco. Y preparo mis brazos para rodearte en mi abrazo de bienvenida :) Y mis labios para un beso...

Poema: Josefa Parra "De los sueños" en Alcoba del agua (2002)

2 comentarios:

María dijo...

Bonita y magnética historia.

(H)ada dijo...

Me parece una invitación maravillosa y más aún si tienes la certeza de que la otra persona acudirá. El poema increíble, me encanta!