30 de abril de 2010

Fidelidad o rigidez

A raiz de una cosa tonta y simple estaba pensando en la fina linea que separa a veces una percepción de otra, una idea de otra, un "buen" valor de algo absurdo. Concretamente pensaba sobre donde está la diferencia entre ser fiel a una idea, o mantenerse en ella de forma inflexible y rigida (absurda mas bien). Y me acordaba de una persona a la que conocí hace ya unos cuantos años que prometió a otra persona algo que lo mantenia enganchado a ella. Nunca supe exactamente qué y nunca entendí eso, quizá porque no quiero que nadie permanezca a mi lado por obligacion, por compromiso o porque alguna vez me prometió algo. Asi que no puedo entender que a alguien le guste jugar con eso. Y alguien sea feliz a sabiendas de que la otra persona esté a su lado por promesas de ayer. Curiosamente esa persona mantuvo una tumultuosa relación conmigo, que del mismo modo acabó por la promesa a la otra de que jamás me volvería a ver, ni a saber nada de mi. Cosa que entendí aun menos, de ninguna de las partes: de una por mantener su seguridad en su relación en base a la prohibición de que él me viera y aún menos de la otra por aceptar esas condiciones de "renuncia a lo que te gusta para demostrarme lo que me quieres" o mas dramáticamente "cortale la cabeza a otra persona o sacale el corazón como muestra de tu amor hacia mi". Lo mas curioso es que al paso de los años, él ha mantenido su promesa, cosa que supongo que para ella supondrá esa gran prueba que queria, para él la mas bella muestra de amor y a mi ... cuando lo pienso me sigue pareciendo la cosa más rígida y antiamorosa del mundo. Lo mas curioso, por eso decia lo de la cosa tonta del principio, es que por azares del destino (creo que ya lo comenté en otro post) a través de las redes di con esta persona y le envié un mensaje de "hey, como te va al cabo de tantos años, espero que bien, si es que aun no mantienes esa promesa y quieres contarme algo" incluida en una solicitud de amistad. Que me acabo de dar cuenta que ha sido rechazada. Honestamente me da igual porque nuestras vidas (afortunadamente) corren separadas desde hace mucho tiempo, pero me hace pararme a pensar sobre esto. Personalmente creo que cuando ambos deben mantener esa prohibición al cabo de tantos años, algo debe de andar no muy bien entre ambos. Pero me quedo pensando que probablemente para ellos esto sea una muestra de una fidelidad de pelicula. A veces pienso que me he adelantado a mi tiempo porque estas cosas no las entiendo....

2 comentarios:

rayajo dijo...

Lo que yo no entiendo es cómo te has molestado en intentarlo. Yo jamás le doy a nadie la oportunidad de rechazarme por segunda vez. Es una cuestión de principios. Igual demasiado rígidos, pero así son.

Ke le den

Glaukilla dijo...

humm, supongo que curiosidad, de esa que propician las reuniones con gente de hace tiempo, de "anda que habrá sido de tal o de cual?", que te da luego pa una conversación de dos minutos no mas :)