26 de marzo de 2010

Y dias para morirse de pena.

Cuando por enésima vez (de verdad que ya he perdido la cuenta) en un par de meses cambian las condiciones, cambia la situación. Y a peor. Después del enésimo crack, del enésimo terremoto que -cuando acaba- te hace ver que lo que creias tener alrededor no existe y te aturde cuando buscas seguridad en algo que ha desaparecido, estoy cansada. Y esta noche me voy a permitir el lujo de bajar los brazos por un momento, de llorar hasta la saciedad y sin control para desahogar todas mis penas, de enfurruñarme como una niña chica con algo parecido a "ojúuuu, no vale!", porque lo necesito. Lo necesito para tomar aire, para calzarme mañana tu gorro y estrenarlo nadando sin ansiedad y con alegria como se merece. Para descansar el finde (que pa algo se contempló en la creación) y el lunes levantarme ante algo raso, nuevo, limpio, pensando no que he perdido lo que tenia, sino que tengo todo limpio, sin espacios predibujados, para hacer lo que quiera. Estoy cansada pero la lucha que aprendi de mis ancestros hace que incluso en el nublao que tengo ahora mismo empiece a sonar una vocecilla en mi interior que me dice "esto no va a poder conmigo". Y no va a poder. Porque ademas, sé que tú si que sigues a mi lado. Puestos a perder, en realidad no he perdido lo mas importante.

4 comentarios:

Onomatopeya dijo...

Mucha fuerza y animo. Y aprovecha que no has perdido lo más importante.

rayajo dijo...

Los altibajos que tiene la vida. Pero yo sé que tú eres feliz con poca cosa, o mejor dicho, con cosas que no suelen faltar a mano.

Es cierto que las cosas suelen cambiar a peor, pero no es me nos cierto que nos vamos sobreponiendo y a vivir holgadamente en esas nuevas realidades. En los periodos de "acomodo" es en los que se pasa mal, pero ya sabes, son pocos días...

ROMBO dijo...

¿Qué te pasa mi pequeña sirena? No me gusta verte así. Besos y fuerza!!!!

Glaukilla dijo...

Movidas laborales Rombo (ahora si, ahora no, ahora de nuevo si, ahora parece que si pero no, o aparentemente si pero menos de todo...)con la inestabilidad que eso lleva al resto de la vida. Y la sensación de desprecio a nuestro trabajo (que por otra parte nos elogian... pero para qué?). A mi tp me gusta que las olas del mar se muevan tanto y me mareen continuamente. Gracias por vuestros ánimos. Esto empieza a parecerse a tener un mal novio en el momento en que ademas te das cuenta que lo es...