2 de febrero de 2010

Constancia vs Sísifo

A veces me pregunto si mi esfuerzo es tan esteril como el de Sísifo. Si no sería mejor cambiar de piedra y probar suerte con otra que quizá, aunque fuera por unos instantes se sostuviera arriba tras el esfuerzo. Generalmente soy constante y persistente pero cuando la vida se empeña en dejar caer sobre tí una piedra tras otra, a veces (sólo a veces de momento) una se pregunta aunque sea fugazmente sino será mejor apartarse de esa vereda y explorar nuevas sendas. Y si la fortaleza no vendrá precisamente de la flexibilidad. Pececillo, me acuno de nuevo en el arullo de las olas de tus brazadas.

4 comentarios:

ROMBO dijo...

Yo hasta hace poco me consideraba Sísifo...

glaukilla dijo...

Y qué hiciste para cambiarlo? O al menos para cambiar esa sensación de serlo, de trabajar por nada, de caminar sin rumbo esterilmente...

ROMBO dijo...

De repente un dia, todo lo que antes era normal y rutinario; pasa a ser extraordinario. ¿Pero si yo soy el mismo? Y te dicen: No, tu eres bueno, tu vales....
Vale, no te llevaré la contraria, pero soy el mismo, o quizás peor.., pero como quieres esto, te doy esto.

glaukilla dijo...

Humm, quizá a mí me pase al reves. Que lo que antes era extraordinario porque tenia la capacidad de disfrutarlo como si fuera único cada vez, se ha convertido en rutinario y sin sentido, sísifico. A pesar de que me digan que valgo (que estoy de acuerdo contigo: hago lo mismo que antes o aún peor), a pesar de que aún a ratos yo misma sea consciente de que hago bien mi trabajo p.ej, pero... ¿y qué? Y cuando no te alcanza ni a ti misma, estás en problemas