18 de febrero de 2010

Como un hielo flotando en la sangria

Y con un cucharon removiendola, inestabilizando el liquido ya de por si inestable. Que sensación de borrachera de puro cansacio (que no de alcohol, eso hoy ni probarlo), de aturdimiento, de incertidumbre... Ya estoy tan cansá que ni el tic-tac resuena en mi cabeza... Y este finde trabajito. Este es de los que toca pensar en el dinerito y cambiar mucho la actitud para no morir

1 comentario:

ROMBO dijo...

Que frio ese hielo. Yo es que cuando algo me sienta mal, siempre le echamos la culpa al hielo.