16 de agosto de 2009

Han vuelto.

Mis migrañas. Tras un par de semanas sin rastro de ellas, han reaparecido. Lástima por la ilusiones puestas en la acupuntura, en los medicamentos, en la alimentación, etc. Nada de ello parece servir del todo ante determinadas situaciones, está claro. Y por un lado me alegro porque si no cabría imaginarse un mundo en el que nos pudieramos acostumbrar a las situaciones más insostenibles con la simple aplicación de unas agujas o la toma de un fármaco. Y eso sería demasiado peligroso. Acostumbrarnos en vez de intentar cambiar lo que se pueda. El problema surge cuando no podemos cambiar mucho más por nuestra parte asi que... Intento no sentirme como el agua siendo tragada haciendo espirales por el sumidero, chupándome la vida porque sino me acreciento más el dolor, pero cómo y cúanto cansa esto.

4 comentarios:

perroandaluz dijo...

Siento mucho que tus migrañas no hayan tenido un final feliz (o un final) por la acupuntura.
Podrías seguir probando con terapias naturales, me viene a la cabeza la osteopatía, pero tal vez no sirva, no lo sé.
Me encantaría poder ayudarte. Paciencia, supongo que la politerapia te hará que estes mejor.
Abrazos!!

rayajo dijo...

A mí no me extraña que te hayan vuelto...

glaukilla dijo...

Ahí le has dao rayajo ;-) aunque hasta ahora incluso con esos factores de riesgo la acupuntura habia logrado controlarmelas. Asi que realmente por eso creo que sirve

rayajo dijo...

Jajaja cómo lo has pillao al vuelo...