24 de enero de 2009

¿Qué es más fácil: irse o quedarse?


Siempre me he preguntado qué resulta mas fácil: si permanecer en el sitio donde has compartido emociones, amor, pasión con alguien o ser la persona que se marcha lejos. Si te quedas, es verdad que miles de cosas te pueden recordar esos momentos y -sobre todo al principio- muchas cosas parecen tremendamente dolorosas, cuando el olor, los sitios, los objetos cotidianos, están ligados a la presencia del otro y te lo traen constantemente a la mente (como decia el gran Pablo Neruda: "es tan corto el amor y tan largo el olvido"). Si te vas ni siquiera tienes el consuelo de esos recuerdos. Pero por otra parte, si te vas no tienes nada que te recuerde a la otra persona, con lo cual el duelo y el olvido parece más fácil y volver a la cotidianidad mas sencillo; y si te quedas esos recuerdos te acompañan y alientan a diario y te hacen mas llevadera la ausencia.

2 comentarios:

onomatopeya dijo...

Yo te puedo hablar desde el punto de vista del que se queda. Y es terrible. Unas sabanas con su olor, un objeto olvidado, el hueco de sus libros en la estantería, el paquete de cereales que el compró... Una verdadera tortura. Yo diría que mi parte fue la más difícil, pero como no viví la otra, no debo decirlo.

rayajo dijo...

jejje bueno, también es verdad que con el tiempo los olores se disipan. Ambas sabéis donde vivo, y no me salen ronchas eh?

Pero creo que prefiero ser el que se marcha, el cambio de aires ayuda