29 de enero de 2009

Preparativos y detalles


Hoy estaba comprando de manera rutinaria, cuando pensé en la diferencia entre esas compras rápidas, y aquellas que se hacen pausadamente, cuando son preparativos para un viaje, una escapada, algo especial. Y me emocionaba mucho pensar cuando han sido otros quienes han hecho los preparativos por mi, y han tenido los detalles preciosos. Supongo que porque cuando yo lo he hecho ha sido con tanto cariño e ilusión, que imaginar esa emoción en otros me conmueve. Me emocionaba imaginandome a otra persona buscando con interés entre todos los productos aquellos que me gustan, aquellos que son algo especial por algo, aquellos que vamos a compartir y vamos a disfrutar mas. Me acordaba a raiz de eso, como en cascada, de todas las veces que uno de mis amigos ha tenido cosas especiales cada vez que he ido a su casa. Cuando digo cosas especiales me refiero a una nota con un "bienvenida!!" y unos besos con mote cariñoso, unas sábanas limpias y dobladitas que te abrazan con su olor, unas tortas de pasas y nueces que me pierden, una bolsa de las patatas mas ricas del mundo, el calefactor puesto un poco antes para tener el calor de hogar -que siempre he tenido cuando él está- o un dibujo en el vaho del espejo. En fin, que qué fácil es hacer maravillas de algo tan simple. P.d: Por cierto, amigo, suerte mañana!

1 comentario:

onomatopeya dijo...

Eres un mujer de detalles. Eso es genial. Creo que conozco a otro miembro de tu familia así. Debe ir en vuestros genes lo de ser detallista...